Vault Boy of the Month de diciembre: Dureza

bethblog-fo-vbotm-020Ante la perspectiva de las preocupaciones típicas de esta estación como son las heladas, los deportes de invierno y las compras de Navidad, una ayuda del 10% en resistencia al daño no viene nada mal. Por eso, el tema de la camiseta Vault Boy of the Month de este mes es “Dureza”… ¡No hay un momento más adecuado!

Durante una semana tendréis la posibilidad de haceros con esta exclusiva camiseta en store.bethsoft.com (disponible para hombre y mujer).

También tenemos buenas noticias para nuestros amigos del extranjero: ¡no queremos que os sintáis desplazados! Ofrecemos envíos internacionales por 15 $ y, además, os garantizamos que recibiréis vuestros productos en un plazo máximo de 7 días hábiles.

TESO: Pasado y futuro

1b49eca040df36f15ae4973de05c526bEn la última edición del contenido mensual de TESO, “The Road Ahead”, Matt Firor, el director del juego, mira hacia atrás y recuerda cómo ha evolucionado The Elder Scrolls Online desde que se lanzara el pasado mes de abril. El juego, que ha contado con la ayuda de una comunidad asombrosa y los esfuerzos de ZeniMax Online Studios, sigue añadiendo nuevas funciones, zonas y otros elementos que han mejorado la experiencia general.

Está claro que no lo llamaríamos “The Road Ahead” si Firor no abordara lo que está por venir. En el artículo explicará con detalle lo que incluirá la actualización 6. Los sistemas Champion (Campeón) y Justice (Justicia) tendrán un impacto significativo en el juego al mismo tiempo que implementarán funciones y mejoras que hace mucho que se esperaban. En el siguiente extracto, Firor profundiza en los cambios que conllevará el sistema Justice…

“Si lo ponemos en perspectiva, el sistema Justice aplicará unas actualizaciones enormes que afectarán al juego desde sus cimientos. Los habitantes se considerarán neutrales y podrán ser atacados, mientras que muchos objetos que antes podías coger libremente tendrán propietarios, por lo que deberás robarlos. Hay traficantes que comprarán las mercancías robadas siempre que consigas eludir a los guardas cuando una recompensa penda sobre tu cabeza. Estos grandes cambios se ciñen a nuestra visión de otorgar una mayor libertad y añadir elementos típicos de los sandbox al mundo del juego. Esto supondrá diversión a raudales, y queremos asegurarnos de introducirlo a la perfección para garantizar a todos la mejor experiencia.”

Visitad www.elderscrollsonline.com para leer el artículo completo en inglés, que también incluye las últimas novedades sobre la llegada del juego a Xbox One y PlayStation 4 en 2015.

La música celestial de The Evil Within

tew_digital_album-03¿Necesitáis que la banda sonora de vuestra vida sea más intensa? ¿Con un toque de locura?

La banda sonora original de The Evil Within incluye 18 canciones del juego, más que suficiente para que disfrutéis de la tensión entre partida y partida, o para crear el ambiente adecuado en vuestra fiesta de Halloween.

Descargad la banda sonora de The Evil Within en iTunes.

¡El mal acecha hoy!

Apagad las luces y subid el volumen. Los sustos y gritos de Halloween llegan por adelantado gracias al lanzamiento de The Evil Within, el regreso de Shinji Mikami al género que él mismo creó: ¡el survival horror!

Queremos felicitar a Mikami-san, al equipo de Tango Gameworks y a todos aquellos que han ayudado a que el juego se lance hoy en Norteamérica y Europa en cinco plataformas: PC, Xbox One, PlayStation 4, PlayStation 3 y Xbox 360.

Permaneced atentos esta semana a las noticias sobre el juego: consejos de supervivencia, análisis y momentos destacados de la comunidad.

Tampoco os olvidéis de ver hoy la transmisión en Twitch, donde nos enfrentaremos a los primeros capítulos del juego. La diversión comenzará a las 19:00 (hora peninsular).

Y, tras el descanso, ¡celebrad el lanzamiento del juego de manera oficial con nuestro comunicado de prensa! Continue reading full article ›

The Evil Within – El mundo del mal

La semana que viene, estaréis escuchando relatos de terror que van más allá del argumento espeluznante que narra The Evil Within. Esperamos grandes historias acerca de los retos que presenta el juego que, sin duda, resultarán desafiantes incluso para los veteranos más avezados.

¿Queréis consejos para sobrevivir? Ved nuestro último vídeo, The Evil Within – El mundo del mal, y a Fran Reyes, la editora invitada, que regresa una vez más para ayudaros antes de que el mal se adueñe de vuestra consola o PC. Esta vez habla acerca de conocer el entorno; tomar la decisión, siempre importante, entre luchar o huir para volver a combatir otro día, y cómo afrontar (y aprovechar) las amenazantes trampas del juego.

Si os las perdisteis, leed las dos primeras entregas de Fran: Hasta la última bala y Lucha por tu vida. Nos lo agradeceréis.

Prepárate para lo inesperado en The Evil Within

Hay una escena casi al inicio de The Evil Within en la que Sebastián Castellanos, el detective de homicidios de Krimson, se da cuenta de que detrás del terrible caso del asesinato múltiple en el que trabaja hay mucho más. Los cimientos del manicomio que investiga comienzan a temblar de forma violenta. Al llegar a la entrada del hospital para escapar, descubres que el paisaje de los alrededores ha cambiado irrevocablemente: el terreno del exterior ha cedido, creando gigantescos abismos y tragándose por completo los rascacielos que había alrededor.

¿Estará pasando de verdad? ¿O tal vez esto es parte de alguna retorcida pesadilla? Pasarás el resto de tu viaje intentando dar respuesta a esas preguntas mientras indagas en el principal misterio del juego y luchas por sobrevivir en medio de un paisaje hostil y en constante cambio. Cada vez que creas saber dónde estás y cuál es el rumbo que debes seguir, el mundo cambiará y te transportará a un nuevo peligro, como una zona al descubierto parecida a una arena o un enfrentamiento contra nuevos enemigos brutales, o ambas cosas a la vez. De hecho, al juego parece gustarle el hecho de que vivas con la incertidumbre.

Ataques desde lejos

Un gran ejemplo de cómo The Evil Within te mantiene alerta se da más o menos hacia la mitad de la campaña: después de atravesar corriendo vestíbulos sombríos y estrechas habitaciones esquivando a un jefe especialmente diabólico al final de un nivel, acabarás llegando a un conjunto de ruinas de varias plantas iluminadas por el sol. Los puentes improvisados y las escaleras de piedra te llevarán a puertas cerradas y afloramientos del terreno desde los que te atacarán los atormentados (nombre que reciben muchos de los enemigos que deambulan por el mundo del juego).

FranSniper

Neutralizar a los enemigos a distancia con el fusil de precisión requiere tiempo y paciencia (dos cosas de las que carecerás cuando te acosen), pero cada impacto será increíblemente potente.
A medida que vas abriéndote paso por salas al aire libre y azoteas, los combates van y vienen hasta que llegas a un punto muerto bastante peliagudo: en el horizonte, una nueva amenaza emerge encarnada por francotiradores enemigos. Una vez te detecten al descubierto, descargarán sobre ti una lluvia de virotes letales. Por suerte, aquí será donde te harás con el fusil de precisión. Tendrás que controlar el momento en el que estos enemigos a distancia son vulnerables para lograr un disparo certero con tu nueva arma mientras te cubres para evitar que te ensarten con sus virotes, lo que supone un reto complicado. Combinar el sigilo con las coberturas y la acción es algo que The Evil Within exige en todo momento. No sobrevivirás mucho tiempo si no preparas tus tácticas para combatir, y este es un ejemplo palpable de que la paciencia y la premeditación compensan más que la estrategia de disparar a lo loco.

De hecho, las prisas raras veces resultan gratificantes en un juego plagado de sorpresas y giros. Gastar mucha munición u objetos del inventario en una pelea puede dejarte muy vulnerable para lo que pueda aguardar al doblar la esquina. He aquí una advertencia si no estás familiarizado con el juego: en la parte de los francotiradores en concreto, asegúrate de que cada disparo del fusil acierte en el blanco para ahorrar cartuchos de escopeta y virotes de cara a las amenazas que estén por venir; te harán falta.

Lucha o huye: aprende a elegir

Conviene recordar que no podrás ganar todos los combates, nadie te llamará cobarde si te limitas a huir de los conflictos. En algunas zonas, esconderse bajo una cama o dentro de una taquilla puede ayudarte a recuperar el aliento y evaluar a lo que te estás enfrentando. Si te ves con poca munición o jeringuillas de salud, ocúltate en un armario cercano para quitarte a algunos enemigos de en medio, algo que podrás calibrar con la ayuda del medidor de “detección” del juego (nota: este medidor se activará automáticamente en la dificultad Inexperto, pero deberás activarlo de forma manual en la dificultad Supervivencia).

FranSneakV3Afrontar cualquier situación con disparos es una mala idea; mejor explora la zona amparándote en las sombras para saber a qué te enfrentas.

Si hay una criatura cerca, el icono de un “ojo” aparecerá en la pantalla, indicando que hay un atormentado acechando en las proximidades. Si no te ha detectado, el “ojo” seguirá rastreando; pero si te detectan, el ojo se abrirá de par en par. Cuando el ojo se abra, será hora de huir o luchar, así que usa un escondrijo, o bien pon tierra de por medio con el enemigo y cúbrete, así podrás volver al modo “desapercibido”. Mantener la calma es algo complicado, el pánico es una reacción comprensible, sobre todo cuando solo te quedan unas pocas balas en el inventario. Pero mantén la cabeza fría para tener una segunda oportunidad de pillar al enemigo “desprevenido” y matarlo sigilosamente, lo cual resulta beneficioso en todos los sentidos, porque ahorrarás munición.

En ocasiones, Sebastián tendrá que huir de una amenaza para sobrevivir. Ser perseguido por un veloz maníaco por pasillos oscuros y tortuosos o por espacios angostos acelera el pulso a cualquiera, pero en The Evil Within no podrás derrotar a algunos de los jefes con métodos convencionales, o con ninguno. Así pues, en estas situaciones, es hora de comprobar lo que el botón de esprintar puede dar de sí. La resistencia dicta la distancia y la rapidez que puedes alcanzar al esprintar, pero es una habilidad que podrás mejorar en la zona segura del juego con el gel verde que reúnas durante tu viaje.

FranMazeTrapQue no cunda el pánico: una mente fría te permitirá desplazarte por este laberinto de pesadilla repleto de trampas y evitar que una mina pase inadvertida y te haga trizas.

Eso sí, huir a ciegas de un monstruo supuestamente invulnerable sin ser consciente de lo que te rodea no es siempre una decisión sabia. Algunos enfrentamientos que incluyen huidas son más directos que otros, pero no todos son iguales. En una zona, Sebastián puede limitarse a correr como un loco para escapar de un perseguidor mientras sortea obstáculos. En otras, como en la que te enfrentas al mazo del aterrador guardián, no solo tendrás que esquivar sus ataques, sino que también deberás prestar atención a las trampas que deja a su paso. Si pisas accidentalmente una de sus minas, sufrirás daño y tendrás que forcejear manualmente con el alambre de púas de la trampa para liberar tu pierna (moviendo el stick/joystick), y todo esto mientras el guardián te acosa. Está claro que no es la mejor de las situaciones. Desarmar las minas trampa o simplemente destruirlas requiere una vista de lince y un pulso firme, pero merece la pena. Tus nervios también te lo agradecerán.

El intrincado mundo de las trampas

El combate es una constante en casi toda la campaña, pero también hay desafíos muy diversos. No todas las amenazas son combates con oleadas de atormentados; hay obstáculos más furtivos y arteros. Cuando estés enfrascado con el guardián y sus minas, aprenderás el papel que desempeñan las trampas en una pelea. Hay combates que exigirán que te desplaces rápidamente por zonas llenas de estos letales obstáculos en un límite de tiempo.

FranKeeperTrapsEl guardián reaparece y coloca trampas en el suelo cada vez que te topas con él. Sé más inteligente que él eludiéndolas.

En una zona particularmente complicada, te perseguirá un enemigo deforme que parece manifestarse a voluntad, atravesando con facilidad las alambradas y puertas de un laberinto del que no podrás salir hasta encontrar un pasaje despejado. Con los nervios a flor de piel, también se cernirá la amenaza de una muerte instantánea por las trampas explosivas de los muros, los callejones sin salida y otros obstáculos mortales que se interpondrán en tu ruta de huida. La presión que supone aventajar a tu perseguidor significa que no tendrás tiempo para desarmar a toda prisa una mina o explosivo ocultos, por lo que tendrás que juzgar qué amenaza afrontar primero sobre la marcha. Se trata de un encuentro de alto riesgo que se las arregla para ser diferente a muchos de los enfrentamientos transcurridos hasta ese momento, pero no por ello resulta menos abrumador.

Aun así, las trampas no siempre serán tus enemigas, ya que por muy amenazadoras que puedan resultar, en algunos escenarios podrás usarlas a tu favor. Además, al desarmarlas, otorgan piezas indispensables para crear virotes para la ballesta Agonía. Recoge piezas durante el combate (tendrás que trabajar a toda velocidad mientras esquivas ataques) para procurarte virotes a falta de balas. No obstante, en algunos de los escenarios que requieran más sigilo, el simple hecho de atraer a un atormentado sediento de sangre para que pase sobre un cepo puede resultar absurdamente satisfactorio. O mejor aún, consigue que un grupo de abominables bestias vayan a por ti y crucen un pasillo con una trampa de ácido y acaba con ellos de un tirón sin disparar una sola bala.

TrapDisarmV2Los sonidos fuertes como las explosiones y los disparos atraerán a los atormentados a tu posición. Desactivar trampas es una opción silenciosa, y además podrás obtener piezas para fabricar virotes para la ballesta Agonía.

Analiza siempre el entorno y el inventario para encontrar la mejor manera de enfocar el combate. Lo que puede parecer imposible de primeras solo es un reto en el que tendrás que pensar, gestionar y usar los recursos a tu disposición.

Tenlo claro, en los 15 extensos y desafiantes capítulos de The Evil Within, ningún nivel te pondrá las cosas fáciles. Pero si sobrevives, la recompensa vendrá en forma de Nueva partida+, que trae consigo toda clase de armas y mejoras nuevas, así como la oportunidad de probar tus habilidades en dos niveles de dificultad más complicados: Pesadilla y “Akumu”, que también se traduce como “pesadilla”, y que dentro de Bethesda y Tango tiene la mala reputación de ser prácticamente imposible de terminar. ¿Quién será el valiente que se gane el derecho a fanfarronear por haberlo grado tal hazaña?

Con sus volubles y salvajes realidades sembrando el caos sin piedad en tu agitada mente, junto al incesante pavor que produce no saber qué horror puede aguardar tras el siguiente y oscuro umbral, quizás lo mejor sea esperar lo inesperado, y prepararse para ello.

El hombre de la caja (Cosplay)

the_keeper__boxman__cosplay__from_the_evil_within__by_corroder666-d812codHemos seguido muy de cerca a Daniel (conocido como Corroder666 en DeviantArt) desde que conocimos su magistral cosplay de “El guardián” de The Evil Within. Daniel apareció disfrazado en la gamescom de este año para compartir la emoción del lanzamiento de The Evil Within en octubre. Le pedimos que pasara un tiempo fuera de la caja para responder a algunas preguntas sobre el desarrollo de su intrincado y aterrador disfraz.

 ¿Qué factor te ha influido más para decidirte a recrear a “El guardián”?

“Tiene un aspecto bastante perturbador y me recuerda a la “Pirámide Roja” de Silent Hill. Es una figura emblemática de The Evil Within. Me atrae esa imagen extraña y reconocible a la vez, ¡además me parece bastante guay!

Otra razón ha sido el proceso de creación en general. Normalmente solo diseño los atuendos y decorados una vez que he jugado al juego. Creo que es la mejor opción y sirve para construir una relación con el personaje. Tras esto, cuento con suficientes modelos con los que reproducir los elementos individuales del mismo de la forma más fidedigna posibles. En este caso no habría sido posible hacerlo usando únicamente un par de imágenes publicadas. Sin embargo, en esta ocasión pude crear un diseño completo basándome en un modelo 3D del Hombre de la caja que publicasteis en Sketchfab el pasado Halloween.”

¿Qué materiales has usado para su desarrollo?

“Cabeza: el armazón está hecho con un tablero de poliestireno y los accesorios están fabricados con “Worbla’s Finest Art”. También usé un casco para bici. Para poder ver, instalé una “PlayStation®Vita” con cámara detrás de la rueda de arriba. La cámara graba el exterior y así puedo ver lo que sucede fuera a través de la PS Vita.
Alambre de espino: fabriqué el alambre de espino con restos de worbla fundidos y enrollados en forma de alambre. Tiene más de 25 metros en total.
Mochila: el armazón está hecho de tableros de styrodur. Además de esto, usé una lámina de aluminio ondulado y worbla para los accesorios.
Ablandador de carne: para fabricarlo corté styrodur en forma de martillo. Empleé un tubo de cartón para el mango y lo revestí todo de worbla.
Otros: también usé material imitación de piel, un delantal de soldador, guantes anti-ácido y, por supuesto, varias pinturas.” Continue reading full article ›

The Evil Within – Lucha por tu vida

Tenemos nuevos consejos para sobrevivir en Krimson cuando apenas queda una semana para el lanzamiento de The Evil Within. Echad un vistazo a nuestro vídeo de YouTube, arriba, y leed la última guía de Fran Reyes, editora invitada al blog de Bethesda, sobre la supervivencia, el sigilo, los combates contra los jefes y mucho más.

Volved a visitarnos esta semana para ver la tercera parte de esta serie de supervivencia. Y si os habéis perdido la primera entrega, haced clic aquí.

El ingenio es la clave de la supervivencia en The Evil Within

Las recompensas más gratificantes son aquellas que oponen cierta resistencia, y el mejor ejemplo lo podemos encontrar en la forma de encarar los combates en The Evil Within. En la piel de Sebastián Castellanos, un detective de la policía de Krimson, explorar un mundo de pesadilla plagado de horribles criaturas no es tan sencillo como ir causando estragos entre las abominaciones que deambulan por sangrientos pasillos y campos de batalla. Cada encuentro es una oportunidad de sobrepasar en ingenio a tus enemigos, por lo que tendrás que saber a qué te enfrentas.

Los variados enemigos con los que te toparás en The Evil Within son impredecibles, y lo único seguro es que tendrás que buscar urgentemente munición y otros recursos. Para derrotar a algunas de las criaturas más duras del juego, ya sean jefes o amenazas corrientes (y no por ello menos peligrosas), necesitarás desde balas hasta las jeringuillas imprescindibles para restablecer la salud, pasando por piezas para trampas que sirven para crear diferentes clases de virotes para la ballesta Agonía.

Pasar desapercibido

Aprender los patrones de ataque de tus adversarios es crucial. Por ejemplo: el enfrentamiento directo no sería prudente al lidiar con uno de los atormentados más avanzados, concretamente un espectro encapuchado con forma humana que conjura un ataque rastreador que puede acabar con Sebastián de un golpe. En realidad, tu verdadera arma secreta consiste en permanecer oculto. Si consigues atacar a la criatura antes de que te detecte y la matas al instante de forma letal y silenciosa, no tendrás que esquivar sus ataques a distancia o sus demoledores golpes cuerpo a cuerpo. Si te detecta, tendrás que acabar con el atormentado mientras evitas su ataque rastreador, que consiste en una macabra ráfaga de miembros que emergerán del suelo para matarte en el acto.

Estos atormentados son de los más duros de The Evil Within, imagina pelear con varios de ellos a la vez.

El sigilo es solo un arma de tu arsenal. En los combates en los que tengas que agacharte y evitar a oleadas de indecorosas bestias al descubierto, tendrás que ser hábil a la hora de usar el inventario. Es el caso de las luchas contra los atormentados más grandes y abotargados, los cuales te obligarán a jugar con inteligencia. Ellos resisten más daño que los demás enemigos y la munición es un bien escaso, por lo que un disparo limpio a la cabeza puede suponer la diferencia entre tener las balas suficientes como para aplacar a los monstruos que queden o ponerte a criar malvas al instante.

Aumentar el daño de los disparos a la cabeza con mejoras o usar una escopeta potenciada son dos de las mejores soluciones de cara a los combates, pero aprender a adaptarte al campo de batalla resulta más inteligente. ¿Te has quedado sin munición, o dependes de unas pocas balas del fusil de precisión (un arma poco efectiva en combates cuerpo a cuerpo)? Pues reza por tener cerillas o una antorcha de un solo uso cerca, pueden salvarte el pellejo si consigues doblegar a un enemigo con un golpe cuerpo a cuerpo o un disparo en las rodillas para luego incinerarlo. ¿Que no hay cerillas ni antorchas cerca? Siempre te queda huir. En The Evil Within, escapar de un combate ileso no siempre será posible, pero a veces no quedará otra opción. Tendrás que recobrar el aliento y hacerte con los suministros o trampas que haya cerca. Una bala que hayas encontrado puede ser tan decisiva como alentar a tus perseguidores para que crucen los cables de las trampas explosivas.

Un bestiario de horror

Los jefes, por otra parte, son una historia completamente diferente. Al igual que sucede con los distintos encuentros que experimentarás con el bestiario de The Evil Within, los enfrentamientos con los enemigos más formidables del juego pondrán a prueba a menudo tu fuerza y tu mente. Un buen ejemplo lo encontramos en Laura, la fantasmal criatura de pelo largo y múltiples miembros que recuerda a una araña.

Laura te esperará en las entrañas de un laberíntico cuarto de calderas subterráneo. Es uno de los enemigos sobrenaturales con los que lucharás varias veces a lo largo del juego, y demuestra ser indestructible en los primeros encuentros, por lo que dejarla atrás o aniquilarla no son una opción. En su lugar, tendrás que ser observador y hábil al lidiar con sus diferentes formas. Habrá momentos en los que deberás usar objetos específicos del entorno contra ella, mientras que otras veces te tocará huir.

En el mencionado combate del cuarto de calderas, los jugadores más astutos partirán con ventaja a la hora de zafarse de Laura. ¿Hay alguna pista en las tuberías que cruzas por debajo? ¿Qué pasará si disparas a una? The Evil Within no te dejará en la estacada y pondrá a tu disposición todo lo que necesitas para sobrevivir al encuentro, basta con aplacar tus nervios y pararte un minuto a examinar el entorno. Pero claro, es más fácil decirlo que hacerlo cuando hay una espantosa criatura pisándote los talones.

FranLaurav1El combate de Sebastián contra Laura en el cuarto de calderas es duro. Se pondrán a prueba tu velocidad, destreza e inteligencia. ¿Eres lo bastante rápido con el gatillo como para mantenerla a raya?

Todos los jefes poseen puntos débiles y unos patrones que te obligarán a usar todos los recursos que tengas a mano. Saber qué arma o explosivo usar contra las diferentes formas de un enemigo es extremadamente importante, además de aprender cómo conseguir más munición cuando solo te quede una bala (aviso: en The Evil Within, lo normal es depender de tu última bala). También viene bien prestar atención a los lugares en los que pueden caer objetos. En un combate particularmente extenuante contra una de las monstruosidades más astutas y desafiantes, solo aparecerán cajas de munición adicionales al exterminar a las alimañas reptadoras que el jefe engendra en ciertos momentos. Pero mantenerte alerta mientras evitas sufrir daños hace que esta táctica sea más fácil en la teoría que en la práctica.

Algunos enfrentamientos exigirán que experimentes con la ballesta Agonía, ya que podrás crear munición sobre la marcha. Reunir suficientes piezas de trampas puede marcar la diferencia entre crear un virote de arpón básico, o crear algo más devastador, como un virote inmovilizador. Huelga decir que, cuanto más poderoso sea el virote, más piezas de trampas necesitarás para fabricarlo, por lo que un jugador sensato reservará en todo momento sus recursos como si fuera un cliente frugal que acumula cupones.

Aprender a base de errores

Entre los jefes y las igualmente complicadas escaramuzas con los enemigos más comunes de The Evil Within, tendrás que emplear únicamente lo que creas necesario para sobrevivir. Si peinas cada centímetro de una zona, se te recompensará con valiosos tesoros, pero tampoco gastes a lo loco si quieres llegar al siguiente capítulo.

Sacrificar una bala de pistola puede traducirse en más munición si sabes dónde y a qué disparar.

Según la dificultad que elijas (hay cuatro en total, pero solo dos disponibles cuando comiences a jugar), el nivel de desafío aumentará considerablemente. La primera opción, “Inexperto”, no es un camino de rosas, pero la diferencia con el nivel “Supervivencia” es tal que los elementos de la jugabilidad como los rompecabezas y los ajustes predeterminados cambiarán. Con Supervivencia, definitivamente las pasarás canutas, ya que características como el medidor de detección (en Inexperto, añade automáticamente el icono de un ojo a la interfaz para indicar que los enemigos son conscientes de tu presencia) tendrán que estar activadas, y se añadirán algunos rompecabezas que no están presentes en el nivel de dificultad más bajo. El modo en el que quieras afrontar el juego dependerá de lo que disfrutes poniendo a prueba tu valía, pero el camino difícil no está exento de recompensas.

En The Evil Within, no hay un solo momento que no desprenda tensión. Ante la escasez de recursos, deberás tomar decisiones rápidas durante la marcha. ¿Optarás por el sigilo siempre que puedas para ahorrar munición? ¿Usarás los puntos de mejora de gel verde para potenciar las armas e infligir así más daño para tener una posibilidad de lograr disparos críticos a la cabeza? ¿Derrotarás a tus enemigos cuerpo a cuerpo para luego prenderles fuego con una cerilla? La primera vez que te juegues el todo por el todo en un combate, lo más probable es que respondas con un “sí” a todo lo anterior.

Nuestra serie “Bethesda entre bastidores” dedicada a The Evil Within continúa

La serie “Bethesda entre bastidores” dedicada a The Evil Within continúa esta semana con tres nuevos vídeos. Adam Sessler vuelve a hablar con el director del juego, Shinji Mikami, además de otros miembros del equipo de Tango Gameworks, para ofrecer una visión más detallada de The Evil Within y la gente que lo desarrolla.

En el vídeo “Inspiración: el origen del mal” (puedes ver el vídeo arriba, con subtítulos en español), Mikami-san comparte cómo influyó su amor por las viejas películas de terror y ciencia ficción en la creación del juego y cómo perpetúan el desarrollo del survival horror. Puede que incluso aprendáis algo nuevo sobre la historia o la cultura japonesa… y lo que realmente aterroriza al legendario director.

Mientras Mikami-san descansa un rato para reunirse con el equipo de sonido, Sessler habla con Shuichi Kobori e Ippei Shiraki para entender mejor cómo la música y el sonido se combinan para sumergir profundamente al jugador en el mundo de Sebastián en “Diseño sonoro: los sonidos del mal”.

Pasamos del sonido a los gráficos: echad un vistazo al sexto capítulo de la serie, “Diseño visual: la estética del mal”. Uníos a Sessler y al director artístico, Naoki Katakai, mientras debaten sobre la inspiración, los entornos y, por supuesto, los enemigos de The Evil Within.

Durante este mes de octubre, continuaremos compartiendo más información sobre las entrañas de The Evil Within. ¡Permaneced atentos para ver más vídeos, características y mucho más sobre Mikami!

Si os habéis perdido alguno de los anteriores vídeos de Bethesda entre bastidores, podéis ver la lista completa aquí o en nuestra lista de reproducción de YouTube.

The Evil Within: Hasta la última bala

Abrirse paso en The Evil Within no es un camino de rosas. Para sobrevivir, es importante que sepáis cómo usar a vuestro favor las mecánicas del juego. Aprovechar los recursos, dosificar la munición y saber cuándo poner tierra de por medio son la clave para seguir con vida un poco más.

En el vídeo incluido arriba aprenderéis lecciones básicas de supervivencia, y luego podréis sumergiros en nuestro artículo (exento de destripes de la trama) escrito por Fran Reyes, editora invitada al blog de Bethesda. En dicho artículo, Reyes subraya algunas de las estrategias de supervivencia que le sirvieron de ayuda durante todo el juego. Aprendedlas bien para prepararos de cara al 14 octubre.

¡Al lío, Fran!

Cómo defenderos de las criaturas de pesadilla de The Evil Within

Pobre Sebastián Castellanos. En su carrera como detective del departamento de policía de Krimson, jamás se había topado con algo tan espeluznante u horripilante como el caso que trata de resolver en The Evil Within. Tras una llamada de emergencia en la que el interlocutor le pide que vaya con su pequeño equipo a investigar un homicidio múltiple en el manicomio de la ciudad, el caso rápidamente pasa de lo extraño a lo aterrador, y son pocas las aclaraciones que hay del cómo y el por qué. Menos mal que Sebastián nunca está del todo indefenso.

¿Cómo capear el temporal en The Evil Within? Primera regla: concienciaos de que apenas tendréis un respiro. Pensad en qué uso les daréis a las armas y objetos a vuestra disposición. Desde la pistola estándar que Sebastián lleva en la fase inicial de la investigación hasta las armas más avanzadas con las que se topará, así como las habilidades que poco a poco iréis mejorando y dominando: tendréis que hacer malabares con todo ello para sobrevivir en The Evil Within.

Cerillas, antorchas y cerebros en tarros

El combate no es el típico “corre y dispara”. Más bien tendréis que realizar varias tareas antes de… bueno, matar a una criatura prendiéndole fuego con una cerilla. El juego os recuerda de forma inteligente que una sola cerilla puede dar mucho de sí, pues puede prender a varios enemigos de una sentada. Es un buen consejo, sobre todo porque las cerillas, al igual que los demás objetos en The Evil Within, son un bien escaso.

En otros encuentros con amenazas sobrenaturales, podréis pillar objetos de un solo uso de los cadáveres para ayudaros en combate, como hachas y antorchas que, si se emplean correctamente, son sinónimo de muerte instantánea, pero no duran más que una vez y no pueden mejorarse o añadirse al inventario para usarlos más tarde. Eso sí, consiguen marcar la diferencia en un combate con más enemigos que balas a vuestra disposición.

 

Ya sea con una antorcha, un charco prendido de gasolina o una cerilla de vuestro inventario, incinerar a los enemigos hará que no se vuelvan a levantar tras haber arrasado con ellos. No siempre tendréis que usar una cerilla para que los enemigos se queden muertos, pero hasta que no aprendáis a distinguir si lo están o no, es mejor asegurarse de ello, doy fe.

Las cerillas y demás objetos de un solo uso os permitirán sortear muchos de los peligros en The Evil Within, pero las armas de fuego son la defensa y el ataque más prácticos, claro está. La manera de afrontar los horrores del juego depende directamente de cómo optimizáis cada una. Esto también se aplica a las mejoras y a la gestión del “gel verde”, que se obtiene en el juego en diferentes cantidades a partir de los macabros tarros con cerebros humanos sumergidos en un líquido verde. Esta siniestra divisa entra en acción cuando realicéis incursiones “al otro lado del espejo”, un lugar que visitaréis con frecuencia y que recuerda a la recepción de un manicomio. Está a cargo de una enfermera que sabe más de lo que aparenta. Ahí será donde experimentaréis para mejorarlo todo, desde vuestras habilidades personales (como la resistencia, que os permite esprintar para escapar del peligro, o el medidor de salud) hasta la gestión de vuestro arsenal.

MirrorHubV2Si oís los reconfortantes compases del “Claro de Luna”, sabréis que uno de esos espejos anda cerca. Una vez activados, os amparará en la relativa seguridad de este mundo.

Armaos

Las armas como el revólver o la escopeta (las armas de fuego más fiables de Sebastián, entre otras que varían desde lo estándar a lo supersecreto) pueden perfeccionarse hasta resultar letales. A lo largo de cada una de las difíciles fases del juego, os tentará la idea de gastar los puntos de mejora en vuestras armas más potentes para no complicaros mucho la vida de cara a los cada vez más exigentes combates. No obstante, dada la poca cantidad de munición disponible, es mejor gastar los puntos con prudencia. En casi todos los casos, concentrarse en los atributos de la pistola y la escopeta (capacidad de munición, daño, precisión y una cantidad de estadísticas mejorables casi abrumadora) no solo es práctico, sino también inteligente. Al fin y al cabo, a la hora de enfrentarse con un sinfín de oleadas de enemigos (a los que en The Evil Within denominamos “atormentados” y cuya variedad abarca literalmente docenas de clases distintas), excepto con los jefes, lo último que querréis es gastar toda la munición de vuestras armas más avanzadas cuando una pistola convenientemente mejorada podría salvaros el día a base de disparos en la cabeza. Creednos, reservad buena parte de los virotes de la ballesta Agonía para los jefes y las amenazas más molestas: ya nos lo agradeceréis luego.

La ballesta lanzavirotes multiusos de Sebastián destaca por ser una de las armas más versátiles del juego y supone un punto de inflexión a la hora de dosificar el tiempo y la munición. En The Evil Within, las trampas colocadas desempeñan un papel muy importante cada vez que entráis en una zona nueva, desde cepos hasta minas de tierra, pasando por las bombas adhesivas con temporizador y las trampas de ácido (eso por no hablar de las letales trampas eléctricas). Todas ellas pueden cambiar el curso de casi cualquier batalla por varias razones. Cada virote está compuesto de varias piezas que pueden obtenerse de las trampas desarmadas, pero conseguirlas requiere tiempo. Correréis un riesgo enorme, pero el esfuerzo merece la pena. Así, con un grupo de criaturas sedientas de sangre gruñendo y merodeando en una sala oscura, ¿tendréis el temple necesario para arrastraros hasta una mina y haceros con las valiosas piezas necesarias para crear un virote explosivo? ¿U os arriesgaréis irrumpiendo en una zona nueva que probablemente no esté iluminada y que tenga bombas estratégicamente colocadas en las paredes a las que puede que lleguéis a tiempo o no para desactivarlas antes de que detonen? ¿Hasta qué punto os importa reunir piezas para crear virotes o simplemente sobrevivir para avanzar a la siguiente zona?

AgonyBolt2Un virote explosivo de tu ballesta Agonía puede infligir un daño devastador o, de no usarse contra un enemigo, puede colocarse como si fuera una trampa igualmente letal que se acciona con el movimiento. Eso sí, procurad que un enemigo con un virote explosivo incrustado no os alcance, de lo contrario podríais acabar hechos pedazos…

Lo gratificante de crear virotes es disponer de más recursos para protegeros de las oleadas cada vez más agresivas que pueblan The Evil Within. La ballesta Agonía también es importante porque puede usar varios tipos de virotes. En un combate determinado, los virotes explosivos tienen un uso completamente distinto al de, digamos, los virotes cegadores o eléctricos. Como reza el dicho: cuantos más mejor, al menos en lo que a tener las piezas suficientes para crear virotes se refiere. La estrategia que tenéis que seguir, ya sea al desarmar una trampa por piezas o limitaros a dispararla para detonarla y avanzar, dependerá de la ocasión.

Soluciones elaboradas

Conviene avisar de que la fabricación de vuestra propia munición solo es una opción para la ballesta Agonía; las demás armas de fuego gastan proyectiles que pueden recogerse del escenario. Así es: en los volubles mundos de The Evil Within no encontraréis una sola tienda o mercader ambulante. Por desmoralizante que parezca (y realmente lo es en la práctica), los jugadores más exigentes encontrarán otras formas de abastecer sus reservas de munición, gracias a la ayudita de las estatuas de diosas.

Los tiradores de primera con un ojo de lince podrán detectar estas pequeñas estatuillas de jardín repartidas por las inmediaciones de las zonas nuevas. Haceos un favor y destruidlas cuerpo a cuerpo o a tiros (aunque no es recomendable gastar balas con ellas) para conseguir las llaves de taquilla especiales que esconden. Dichas llaves os permitirán acceder a los alijos limitados de munición y gel verde que se encuentran en puntos determinados del hospital del “mundo-espejo”. En otras palabras, a veces prestar atención a esas estatuas de diosas puede suponer la diferencia entre el éxito y el fin de la partida.

GoddessStatueV2Las estatuas de diosas pueden estar al aire libre, pero a menudo yacen ocultas en escondites cada vez más difíciles de detectar, aunque merece la pena buscarlas por el premio.

Además, por el camino aguardan más misterios, objetos coleccionables y recompensas especiales, pero quizá sea tarea de las almas más valientes encontrarlos todos. Hay muchos factores que intervienen en The Evil Within, desde la forma de gestionar la munición hasta la decisión de qué mejorar o en qué emplear el gel verde. Aunque hay mucho margen para experimentar, y así pulir vuestra propia estrategia, resulta fundamental tener los ojos bien abiertos y el arma siempre a punto. Después de todo, nunca se sabe lo que puede acechar a la vuelta de la esquina.